Esta empresa ha recibido una subvención del Gobierno de Navarra al amparo de la convocatoria de 2019 de ayudas para gastos iniciales de empresas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Blog de DDC - Gestión Inmobiliaria
junio 2022

Cédula de habitabilidad, o cómo demostrar que tu vivienda es apta para vivir



¿Estás pensando en vender tu casa? Ya habrás descubierto la enorme lista de trámites y documentos que tienes que preparar, entre ellos, la cédula de habitabilidad. Pero, ¿qué es y por qué la necesitas? En resumen es el documento que nos permite demostrar que nuestra casa está lista para recibir a su nueva familia o, en otras palabras, que acredita que el inmueble cumple con las características mínimas de habitabilidad y es apta para su uso como vivienda.

En Pamplona está regulada por el Decreto Foral, tiene que ser certificada por un técnico cualificado y es obligatoria por normativa en TODAS las viviendas construidas. Aunque puedes vivir en una casa sin está cédula o con ella caducada, te la pedirán en muchas de las situaciones más habituales, como es el alta de suministros (agua, gas y/o electricidad), para contratar un seguro de vivienda o, como ya hablábamos, a la hora de vender.

En este proceso nos la pedirán tanto los notarios, registradores y agentes inmobiliarios que se involucren en la venta, como el banco que esté detrás de la hipoteca del comprador, si se necesita financiación, por lo que necesitamos tenerla en regla para poder vender nuestra vivienda.


¿Cuándo debo solicitar la cédula de habitabilidad?

Debe solicitarse cuando no hay cédula previa (como en los casos de oficinas que se reforman para vivienda) o cuando esta ha caducado, en cuyo caso deberemos renovarla.

Es importante entender que la cédula de habitabilidad, generalmente, caduca a los 15 años de su expedición y debe tramitarse de nuevo una vez transcurrido este plazo. Pero, además, también caducará automáticamente si se realizan obras o modificaciones en la distribución o superficie de la vivienda.


¿Qué documentación necesitamos para solicitar o renovar la cédula de habitabilidad?

  • Documentación acreditativa de la propiedad. (Escritura o nota simple)
  • Recibo de impuesto de bienes inmuebles (IBI)
  • Datos del solicitante y/o propietario (DNI, NIE o pasaporte)

Puede solicitarse tanto presencial como telemáticamente, en las oficinas de vivienda o del ORVE correspondiente, o a través de la página de Navarra.es, respectivamente. En el caso de vender tu vivienda con DDC Gestión Inmobiliaria, será nuestro equipo el que se encargue de tramitar la cédula para que esté gestionada a tiempo para la venta y puedas despreocuparte de esta y otras tantas gestiones.


¿Cuánto dura el trámite solicitar o renovar la cédula de habitabilidad?

Después de presentar la documentación y la solicitud necesaria, se realiza la inspección técnica y se remite al cliente los comprobantes de la tramitación y de la solicitud con el número definitivo de la misma. Aproximadamente, podemos contar con un plazo de 45 días laborales, pero esto puede variar en función de las fechas en las que se solicite, o la carga de trabajo del organismo encargado, según la localización de la vivienda.


¿Qué pasa si la vivienda no cumple los requisitos para la cédula de habitabilidad?

En la mayoría de los casos se puede remediar estos puntos mediante obras puntuales. Posterior a la realización de las obras, emitimos el certificado técnico y puede proceder a tramitar la cedula.


¿Hay distintos tipos de cédula?

Sí, en función de cada casuística, encontramos tres opciones:

  • Vivienda nueva o rehabilitación integral: Para aquellas que, sin ser obra nueva, presentan una reforma o rehabilitación integral de un edificio ya existente, o adaptan una construcción como vivienda, como una oficina que no estuviera a pie de calle.
  • Vivienda existente: Se solicitará para las que necesitan ser renovadas.
  • Vivienda protegida: En este caso hablaríamos de cédula de calificación provisional, que es el equivalente.