Esta empresa ha recibido una subvención del Gobierno de Navarra al amparo de la convocatoria de 2019 de ayudas para gastos iniciales de empresas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Te interesa - El Blog de DDC Gestión Inmobiliaria
noviembre 2019

8 problemas que los compradores pueden enfrentar al encontrar su nuevo hogar



La compra de un piso es una de las experiencias más importantes en nuestra vida y, para muchas personas, será un momento que no se repita en más de una o dos ocasiones.

Dada la excepcionalidad con la que se produce la compra de un piso y, sobre todo, su complejidad, muchos compradores se encuentran ante distintos problemas con los que no contaban por la falta de experiencia. Especialmente, cuando se trata de su primera vivienda.

Desde DDC&As, estas son las principales dificultades con las que hemos ayudado a nuestros compradores:

1. No hacer números de forma realista y detallada

Las cuentas al vuelo dejan fuera muchos aspectos cruciales que pueden echar abajo toda la operación a pesar de haber encontrado por fin la casa de tus sueños. Por ejemplo, muchos clientes desconocen que, al precio de la vivienda, debemos sumarle aproximadamente entre un 10 o 12% para hacer frente al gasto del IVA ó ITP y gestión de documentos. Si es la primera vez o tienes dudas, consulta siempre a un experto y asesórate.

2. Desconocer el funcionamiento de la hipoteca:

Ante la compra de un piso, hay clientes que dan la hipoteca por sentada, sin tener claro que la entidad financiera sólo financiará el 80% del valor de la propiedad en el mejor de los escenarios, que este préstamo supone también una serie de gastos e impuestos, o a cuántos años será el plazo de la misma.

Desde DDC&As aconsejamos sentarse previamente con la entidad bancaria para comprobar de qué tipo de hipoteca podremos disponer exactamente o, incluso, comparar distintos bancos para encontrar el que se encaje mejor.

3. Optar por interés variable sin estudiar las circunstancias:

En este instante, el Euribor está muy bajo y, eso convierte el interés variable en una opción mucho más atractiva que el fijo. Pero los futuros compradores, que quizás se hipotequen a 15, 20 o 30 años, deben tener presente cuánto pagarán si el Euribor sube hasta el 3, el 4 o incluso el 5% y si podrían hacer frente a esas mensualidades.

4. Destinar los ahorros y la hipoteca sólo en la compra de la casa:

Excepto en casos muy inusuales, tras la compra de un piso será necesario amueblarlo o acondicionarlo. Si necesitamos todo el dinero para cubrir el precio de compra, nos encontraremos con que no queda nada para entrar a vivir y preparar la casa y además estaremos descubiertos ante cualquier imprevisto que pueda surgir.

5. Destinar más del 30% de los ingresos mensuales a las cuotas de la hipoteca:

Es el máximo recomendado por el Banco de España y no rebasarlo nos ayudará a evitar endeudamientos complicados o insostenibles.

6. No evaluar o tasar previamente el inmueble:

Una tasación correcta nos ayudará a confirmar que el precio de la vivienda es adecuado y, además, nos garantizará que la vivienda y su estado está en orden.

7. Dejarse llevar por las prisas al comprar:

Cuando encontramos la que posiblemente sea la vivienda de nuestros sueños, es posible que nos puedan las ganas y eso nos juegue una mala pasada.

Antes de lanzarte, busca otros pisos similares en venta para comparar el precio y ver si tu vivienda está barata o cara. Puedes hacerlo cómodamente a través de portales inmobiliarios, por ejemplo. Si fuera necesario, no dudes en negociar el precio por miedo a que el vendedor se ofenda o no quiera vender: estás en tu derecho y esa compra os interesa a ambos, no sólo a ti.

Y por último y muy importante, frente a la compra de un piso no hay que dejarse llevar sólo por el corazón: Tienes que enamorarte de tu futura casa, sí, pero es una decisión muy importante y también debemos comprar con la cabeza.

Si tienes dudas sobre el valor de tu casa o no tienes claro cómo negociar, tu asesor inmobiliario puede ayudarte o encargarse de todo el proceso por ti y comprar una casa con el corazón y no con la cabeza.

8. No estudiar la compra con vistas a largo plazo:

Tu casa de ensueño de hoy puede ser tu pesadilla de mañana. Te recomendamos comprar una vivienda que encaje con tus circunstancias del presente pero que pueda cubrir las del futuro, para que no te veas envuelto en una venta a medio plazo, con los gastos y quebraderos de cabeza que puede suponer.

En DDC&As nos hemos encontrado con clientes convencidos de comprar una VPO que finalmente no les sirvió durante muchos años, lo que complicó su posterior venta. O, incluso, compradores que no valoraron sus circunstancias de su trabajo o el crecimiento de su núcleo familiar y su casa dejó de ser funcional en muy poco tiempo. Aunque no podemos controlar todo lo que pasa, detente a pensar: ¿dónde podrías estar en unos años? ¿Encaja tu casa en esos planes?

Si estás a las puertas de comprar tu nuevo hogar o quieres comenzar a buscar, esperamos que estas recomendaciones te sean de ayuda. Y, si tienes cualquier duda, estamos abiertos a cualquier consulta o asesoría inmobiliaria con la que te podamos ayudar a través de DDC&As.